Claves para dar un buen feedback a tus jugadores

Claves para dar un buen feedback a tus jugadores

admin No Comment
Sin categoría

Todos y cada uno de los días en los que entrenas o diriges a tu equipo das muchísima información a tus jugadores. Imagina alguna de estas situaciones: uno de tus jugadores realiza mal una acción y se lo dices; o quieres animarle por algo que ha hecho bien. En ambos caso, estás dándole feedback.

Ese feedback no es otra cosa que informarles sobre cómo han realizado algo. Ya sea una acción de juego o algún comportamiento, por ejemplo. Y siempre con la intención de mejorar.

Y ésto es de lo que te quiero hablar hoy.

¿Siempre que les das información a tus jugadores es para mejorar? Sí, Raúl, pues claro. Cómo les voy a decir las cosas para empeorar…

Ya, ya lo se. Pero a lo que me refiero es a lo siguiente.

Cuando le das feedback a tus jugadores, debes tener en cuenta que aparece una interacción entre un emisor (tú) que lanza un mensaje y un receptor (el jugador) que lo recibe.

Y ésto no quiere decir que lo que tú le digas o cómo se lo digas al jugador, le sirva para mejorar.

Así que ahora te lo vuelvo a preguntar pero con un sutil cambio ¿Siempre que les das información a tus jugadores les sirve para mejorar?

No respondas todavía… (jejeje) Sigue leyendo y espera al final del post.

More...

Parte de la base de que una corrección errónea o mal enfocada es muy peligrosa y dañina. Pero un elogio vacío, falso y generalizado no es mucho mejor.

Como ves, no es nada fácil dar un buen feedback a los jugadores.

Y no solo porque tenemos que “acertar” en lo que le digamos, sino porque ellos tienen un feedback intrínseco que compararán con el feedback externo que tú le des y con el que pueden entrar en conflicto.

Dejando a un lado lo que piensa el jugador sobre cómo ha realizado una acción, quiero centrarme en

qué debes pretender cuando des un feedback a tus jugadores:

- Informarle sobre su ejecución para detectar errores y proponerle nuevas pautas de ejecución.

- Reforzarle una ejecución correcta para que siga haciéndola de forma exitosa.

- Incentivarle a que continúe aprendiendo para que se mantenga motivado cada día.

¿Te das cuenta que dar un feedback no es castigar o premiar?

Continuamos…

Ahora tienes que saber

qué variables debes tener en cuenta para que el feedback sea efectivo.

Te voy a hablar de la cantidad, la frecuencia, la precisión y el momento.

Si estás durante cinco minutos dando información a un jugador, lo más probable es que pierda la atención y no se acuerde ni de la mitad de lo que le has dicho. Por ello, tienes que ser selectivo y solo dar información relevante.

Por otro lado debes dosificar la información. Si al jugador le das feedback en cada una de las acciones que ejecute, se le amontonarán en su cabeza y conseguirás lo contrario, es decir, que se difumine el mensaje. Intenta agrupar la información y dala con espacios de tiempo acordes.

Según lo que quieras corregir deberá ser un feedback más global (por ejemplo en la base, cuando lo niños están aprendiendo y sus acciones son más globales) o más analítico (si lo que quieres es eliminar una mala gestoforma).

Y la última variable que debes tener en cuenta es el momento en el que debes lanzar el feedback. Debes hacerlo no inmediatamente pero tampoco pasados unos minutos. El objetivo es que el jugador recuerde la acción que ha realizado pero que le haya dado tiempo a pensar en lo que ha realizado, es decir unos 30-45 segundos después de la acción.

¿Cómo das la información en los entrenamientos y en los partidos a tus jugadores? ¿Siempre les sirve para mejorar?

Tuitéalo

Vale Raúl, esto está genial pero ¿qué información le doy al jugador o cómo para que le ayude a mejorar?

Bien, pues según lo que pretendas al dar ese feedback (informar, reforzar o incentivar) la información que le des al jugador puede ser:

- Decirle lo que tiene que hacer, de forma prescriptiva.

- Cuestionarle la acción que ha realizado, de forma interrogativa.

- Valorarle de forma positiva (en la mayoría de los casos) o negativa lo que ha hecho, de forma evaluativa.

- Razonarle por qué está haciendo algo o por qué debe hacerlo, para darle consistencia a la información previa a la acción, de forma explicativa.

- Describirle lo que está haciendo, de forma descriptiva.

¿Cuál crees que puede aportar más calidad a tus jugadores? ¿Cuál de estas cinco formas de dar el feedback puede hacer que tus jugadores mejoren más y mejor?

Aquí te dejo un ejemplo de cómo un entrenador de balonmano podría dar feedback a uno de sus jugadores tras una acción concreta. Seguro que puedes transferirlo también a tu deporte:

- Feedback intrínseco: El jugador, después de un lanzamiento fallado, piensa… “Debo mejorar mi precisión. El lanzamiento se me ha ido por encima de la portería”.

- Feedback extrínseco: El entrenador, después de un lanzamiento fallado, le dice al jugador…

      o Prescriptivo: “Tienes que mover la muñeca hacia abajo”

      o Interrogativo: “¿Por qué crees que se te ha ido el balón por encima de la portería?”.

      o Evaluativo: “Ánimo, no pasa nada. Acuérdate de lo que hacíamos ayer cuando lanzábamos en el entrenamiento y te saldrá mejor la próxima vez”.

      o Explicativo: “Coloca el brazo por un lateral del defensor para superarle y mueve la muñeca hacia abajo para dirigir el lanzamiento y que no se te vaya por encima de la portería”.

      o Descriptivo: “Estás saltando contra el defensor”.

Ahora sí puedes contestar a la pregunta que te hice antes. Piensa en como das la información en los entrenamientos y en los partidos.

¿Siempre que les das información a tus jugadores, les sirve para mejorar?

Puede que al principio te cueste pensar qué información tienes que dar al jugador y cómo hacerlo, pero te aseguro que con la práctica te saldrá solo.

Llévalo a tu día a día y cuéntame abajo, en los comentarios, que experiencia has tenido.

No olvides suscribirte.

¡¡Seguimos aprendiendo!!

Suscríbete a la lista y recibe en tu correo electrónico contenido exclusivo sobre coaching para entrenadores.

Leave a Reply