Cómo gestionar con éxito un equipo y no morir en el intento

Cómo gestionar con éxito un equipo y no morir en el intento

admin No Comment
Sin categoría

Poder gestionar con éxito un equipo es uno de los mayores retos a los que te vas a enfrentar cada día.

Tanto si eres un entrenador novato como si ya “tienes el culo pelao”, como decía Luis Aragonés, una de las cosas que casi con toda seguridad primero te planteas es: ¿cómo voy a gestionar a mi (nuevo) equipo esta temporada? ¿Sabré hacerlo para conseguir el mayor éxito posible?

A lo largo de una temporada sabes que debes gestionar muchísimos aspectos. Programas mesociclos y microciclos; preparas entrenamientos; grabas partidos; etc. Y fuera de estos aspectos deportivos e íntimamente relacionados con ellos, la gestión de las personas se antoja fundamental a la hora de que puedas llevar a buen puerto a tu equipo.

Por todas estas cosas y muchas más, quiero darte a conocer algunas pautas que puedes usar para poder gestionar con garantías de éxito a tu equipo, creando un clima que te permita enseñar y formar a tus jugadores con las mejores condiciones.

¡Venga, que empiezo!

More...

Esto es lo que necesitas para gestionar con éxito un equipo.

Seguro que si preguntas a nuestro amigo google ¿qué necesito para gestionar con éxito un equipo?, te saldrán algunas decenas de miles de entradas en las que poder informarte.

Lo que yo te planteo en este post es uno más de esos métodos que a mí, como entrenador, me está sirviendo después de muchos años entrenando.

Te propongo tres aspectos fundamentales para una correcta gestión de tu equipo.

​1. Control del grupo humano con el que trabajas


Si no controlas a tus jugadores no hay avance posible. Por tanto, tendrá que convertirse en una de tus prioridades. No quiero que pienses que, en este caso, hablo del término control desde una perspectiva negativa, sino que lo veo fundamental para poder llevar a cabo cualquier proceso relacional con tus jugadores.

Para conseguir ese control tienes que fijar límites. Para ello tienes que organizar una reunión a principio de temporada (o cuando sea necesario) con tus jugadores para elaborar cuáles van a ser las normas del equipo.

NUNCA seas tú el que impone dichas normas, puesto que entonces tus jugadores no las verán como suyas. Y si no, piensa cuando te imponen una norma a ti y que debes cumplir, pese a no estar de acuerdo.

NUNCA seas tú el que impone las normas, puesto que entonces tus jugadores no las verán como suyas.

Tuitéalo

Adáptate a las edades de tus jugadores, guíales si es necesario, pero esa fijación de los límites y normas del equipo debe ser conjunta.

La elaboración de las normas en un equipo da para otro post pero, a modo de resumen, te doy algunas pautas para su elaboración:

  • Evita la palabra NO en la redacción de las normas. Prohibir provoca deseo… y lo sabes (jejejeje)
  • Las normas tienen vida. Algunas “mueren” y otras “nacen” a lo largo de la temporada. Las normas no son inamovibles para siempre.
  • Mejor pocas normas y asimiladas que muchas y diluidas.
  • Que no se te olvide que cada norma tiene que tener sus “consecuencias” en caso de no cumplirla.

2. Relaciones intrapersonales e interpersonales

Nunca va a existir una buena gestión de tu equipo si no hay una buena gestión personal. Dicha relación tiene que ver con la gestión de las emociones.

Para ello tienes que tener en cuenta ciertos aspectos, como los que te voy a explicar a continuación.

No puede haber una buena gestión del equipo si no existe un conocimiento por parte de todos los componentes de tu equipo. Es decir, los jugadores tienen que saber quiénes son ellos, como les ven el resto de compañeros y el entrenador, quién es el entrenador, etc.

Desde mi punto de vista se trata de uno de los retos fundamentales a los que nos enfrentamos todos los entrenadores.

Una buena forma de trabajar el autocontrol y autoconocimiento es a través de dinámicas de grupo. Como por ejemplo ésta que te resumo a continuación:

  • Cada jugador tendrá una tarjeta como esta. Poniendo su nombre en cada parte y solo rellenando la parte de ¿cómo soy? con tres adjetivos:
  • Después reparte las tarjetas (dobladas por la mitad para que no se vea lo que han puesto en el apartado ¿cómo soy?) de forma aleatoria, teniendo en cuenta que a cada jugador le tiene que tocar una tarjeta que no es la suya. Entonces rellenan el apartado ¿cómo me ven? Donde tienen que poner tres adjetivos del compañero que le ha tocado.
  • Posteriormente se devuelve a cada uno su tarjeta y se les da un tiempo breve para que comparen las dos partes.
  • Por último se hace una reflexión entre todos donde pueden aparecer preguntas como:
    • ¿Coinciden los adjetivos de ambas caras del papel?
    • ¿Qué he sentido cuando he leído los adjetivos que han escrito sobre mí?
    • ¿He aprendido algo nuevo sobre mí?
    • ¿Volvería a escribir los mismos adjetivos ahora?
    • ¿Me conocen mis compañeros? ¿Y yo a ellos?

Tampoco puede haber buena gestión en tu equipo si no se practica la Asertividad. La asertividad es el equilibrio entre ser agresivo y ser pasivo. Todos tenemos que ser capaces de trasmitir nuestras opiniones sin humillar pero también sin ser sumisos. Aprendiendo a decir NO cuando creamos oportuno pero siempre de forma educada y justificada. Además, fundamental para ser asertivo es escuchar a la otra persona. ¿Verdad que te sientes mejor cuando sabes que te están escuchando?

Esencial también que comuniques a todos tus jugadores cual es su rol dentro del equipo. Si todos saben cual es su función, la gestión del equipo será mucho más llevadera.

Comunica a tus jugadores cual es su rol. Si todos saben cual es su función, la gestión del equipo será mejor.

Tuitéalo

Y por último, saber comunicarte con tus jugadores y que sepan hacerlo entre ellos, es imprescindible para ser un buen gestor. Para ello te doy algunos consejos:

  • No inicies ninguna conversación si tú o las otras personas estáis alterados.
  • Nunca juzgues antes de escuchar a la otra persona.
  • Habla el mismo lenguaje. Adáptate a la edad de tus jugadores.
  • Elige un buen momento y un buen lugar para iniciar la conversación.
  • Fomenta el uso de preguntas abiertas, es decir, que favorezcan una respuesta que no sea sí o no.

3. Entender qué es el rendimiento

Pese a todo lo que te he contado hasta ahora, al final, el rendimiento deportivo se convierte en la base para una buena gestión del equipo. Si se gana, todo irá bien. Si se pierde, aparecerán los problemas.

Por rendimiento me refiero más a un aspecto individual que colectivo. Es decir, que cada jugador aprenda lo máximo posible dentro de sus posibilidades. Esto inevitablemente va a aumentar también el rendimiento global de tu equipo.

Si te pregunto que qué entiendes por rendimiento, seguro que al final siempre aparecerá la palabra éxito, ¿verdad?

Pero ahora te pregunto. ¿Qué entiendes tú por éxito en un equipo?

¿Me comprarías esta definición? El éxito es la consecuencia de lograr ser un buen equipo, habiéndonos convertido en mejores personas.

Y ser buenos jugadores y buenas personas pasa por:

  • Tienes que hacer ver a tus jugadores la diferencia entre la actitud con él mismo y la actitud con el equipo. Si algunas de las dos faltan, no habrá éxito.
  • Si no les das un motivo y les incitas a que lo lleven a cabo (motivo+acción=motivación), no habrá mejora.
  • Debes captar la atención de tus jugadores para que empiecen a creer en ti (puedes leer mi post sobre la fórmula para que tus jugadores te sigan).
  • Incúlcales el respeto como forma de ser. Hacia ellos mismos, hacia ti, hacia los rivales, hacia el árbitro/juez, hacia la afición, etc.
  • Enseña a tus jugadores a ser resilentes. La resilencia es ser capaz de superar las adversidades para hacerte más fuerte.

Si has llegado hasta aquí te habrás dado cuenta de que para gestionar un equipo, es necesario algo más que saber preparar entrenamientos o programar.

Tienes que ser consciente de que se trata de todo un reto, así que…

¿Te atreves a aceptar este reto?

Me encantaría saber qué haces tú para gestionar de forma eficaz a tu equipo. No te cortes, y escribe en los comentarios.

Suscríbete a la lista y recibe en tu correo electrónico contenido exclusivo sobre coaching para entrenadores.

Leave a Reply