Qué necesidades tienen los jugadores

Qué necesidades tienen los jugadores

admin No Comment
Sin categoría

El objetivo fundamental de muchos clubes y equipos, hoy en día, es obtener buenos resultados deportivos a corto plazo, dejando de lado las necesidades de los jugadores. Estamos equivocados si tratamos a éstos como máquinas a las que podamos encender y apagar a nuestro antojo. Máquinas a las que no damos descanso y cuyas necesidades anulamos por el bien del éxito. Son personas, como tú y como yo; por eso debemos saber qué necesidades tienen los jugadores. Esa puede ser la gran diferencia entre tener jugadores motivados, seguros y fieles o no tenerlos.

Pero debemos tener en cuenta que esas necesidades son singulares, propias de cada jugador y varían. Pretender satisfacer a todos, en todo y con las mismas actuaciones, no sólo es absurdo, sino que es difícil que dure en el tiempo.

More...

Elementos que un entrenador debe gestionar para cubrir las necesidades de sus jugadores:

- Su desarrollo deportivo: Es importante que progresen a través de etapas de trabajo acordes a su edad, con tareas, actividades y ejercicios que les ayuden a mejorar y aprender. Este es un proceso que requiere su tiempo y esfuerzo, pero, a la vez, se convierte en un estímulo para ellos que les lleva a tener una mayor competitividad.

- La conciliación entre su vida personal y deportiva: Es necesario hacer compatibles los intereses y obligaciones de los jugadores, haciendo que exista un equilibrio entre sus vidas personales (familia, estudios, amigos…) y deportivas (entrenamientos, partidos, viajes…). Así, podemos mejorar los resultados del equipo y el rendimiento de cada jugador.

- Su relación con el entrenador: Uno de los factores más importantes en un equipo es la relación entrenador – jugador. Una buena relación ayudará a mejorar el ambiente de trabajo, que condicionará el rendimiento del jugador. Para ello es muy importante que los entrenadores escuchen a sus jugadores y hablen con asiduidad con ellos.

- Los refuerzos que recibe: Con el feedback o retroalimentación compartiremos con los jugadores observaciones, correcciones y sugerencias; ayudando pues a mejorar su rendimiento. Como ya decíamos en el punto anterior, es importante hablar con los jugadores y hacerles saber que realizan bien su trabajo y cómo podrían mejorarlo. Así se sentirán valorados por sus entrenadores y por su equipo.

- Sentirse partícipes e importantes en el equipo: Es necesario que los jugadores se sientan parte del equipo y no una mera pieza. Debemos asignar roles a todos los jugadores para que sepan cual es su papel, decirles que queremos de ellos y trabajar con esto para que mejoren respecto a su rol.

- Motivación y reconocimiento de su trabajo: Si el jugador se siente motivado, satisfecho con su trabajo y se siente reconocido, tendremos ante nosotros un potencial éxito deportivo. Dales motivos para que actúen cada día. Proponles objetivos retadores, que se puedan medir, que se puedan alcanzar; siendo así consciente de sus progresos. Valora su trabajo y muéstraselo.

Según numerosos estudios, los jugadores que sienten que sus necesidades se cubren, poseen una actitud positiva, mayor confianza en sí mismos, contribuyen y colaboran dentro del equipo.

Si tenemos en cuenta los factores anteriores, lograremos satisfacer de este modo a nuestros jugadores, creando un entorno agradable, motivador y enérgico para triunfar y destacar deportivamente.

Los jugadores de equipos de base deben recibir su salario emocional. Este reconocimiento es fundamental para el equipo.

Tuitéalo

Si además incorporamos el reconocimiento como base de nuestra filosofía de equipo, podemos asegurarnos un clima positivo y productivo. Este reconocimiento que en los equipos profesionales suele ser a nivel económico, se convierte en emocional en los equipos de base. Cuando nos referimos a reconocimientos emocionales, hablamos de todos aquellos premios que el jugador puede obtener con los siguientes objetivos: Incentivar su buen hacer en el trabajo diario; incrementar su productividad; satisfacer sus necesidades personales, familiares o profesionales; etc.

Beneficios emocionales con los que podemos premiar a nuestros jugadores:

  • Horario flexible por motivos de estudio.
  • Adelantar la salida del entrenamiento del viernes.
  • Día libre por cumpleaños.
  • Espacios de relax.
  • Pequeños detalles o regalos.
  • Invitación a comer.
  • Asistencia a eventos.

Suscríbete a la lista y recibe en tu correo electrónico contenido exclusivo sobre coaching para entrenadores.

Leave a Reply